lunes, 3 de julio de 2017

SEX ED

Si bien las “Sex Comedies” siempre se deben, o bien al cine más comercial y taquillero, o bien al cine de serie B de más bajo presupuesto, “Sex Ed” sería la respuesta indie a las comedias de temática sexual. Y como en el cine indie, por norma general, predomina más la autoría de la cinta que los resultados comerciales, podemos decir que tenemos ante nosotros una genuina “Sex Comedy” de corte “Screwball” con sello de calidad, con sello de autor.
No obstante, sería una película que respeta absolutamente las señas de identidad del subgénero de tetas y culos, así como los parámetros impuestos por el cine “indie”. Con lo cual, en beneficio de una u otra cosa, se resiente un poco la parte guarrindonga; no hay tetas ni culos en esta película, al igual que la espantosa moralína implícita en la comedia americana gamberra –quizás para justificar tanto salvajismo, en muchos de los casos-, hace acto de presencia en “Sex Ed”, chocando esto un poco con las intenciones rupturistas de cierto cine “Indie”, al que sin duda “Sex Ed” se adscribe. Sin embargo, la verdad es que, sorprendentemente, “Sex Ed” está muy, muy bien.
Un joven profesor de geometría, consigue ejercer en una escuela pública en un barrio marginal de Tampa. Cuando llega a su aula, se encuentra con una niña que llora desconsolada porque dice que se está muriendo de cáncer, ya que “le sale sangre del potorro”.  Se da cuenta entonces de que en ese colegio los pre púberes no tienen ni idea, y sí muchas dudas en torno al sexo, y decide por su propia cuenta y riesgo, impartirles las necesarias clases de educación sexual. Sin embargo, cuando muchos de los jóvenes se deciden a experimentar y corren a pedirle consejo a su profesor, este no puede darles muchos datos, porque aunque conoce la teoría, no sabe nada de práctica ya que es virgen.
Por otro lado, se enamora de la hermana de uno de los alumnos, y se las tendrá que ver con el conservador padre de otro de los chicos, un reverendo de alguna iglesia baptista que no ve con buenos ojos que su hijo aprenda guarrerías en clase.
Verdaderamente simpática y divertida.
Desenvolviéndose muy bien tanto por la comedia sexual gamberra –los númeritos del compañero de piso del protagonista son totalmente deudores de las mamarrachadas del Sean William Scott  de los buenos tiempos-, como por el cine indie de corte casi neo-realista en el que todo son dramas, “Sex Ed” resulta ser un soplo de aire fresco en lo referente al cine independiente y sus estándares, porque se deja de rollos pseudo intelectuales en torno a la América blanca de parque de caravanas (como la insoportable “Juno” que si que hace eso) a favor de la diversión más intrascendente, pero con maneras de aquél que quiere hacer arte con su cine. Con lo cual, estamos ante una rara avis dentro del género, que por suerte es muy apta para todo tipo se públicos.
Presentada en el festival de de cine de Pórtland de 2014, dónde se alzaría con el gran premio del jurado a la mejor película narrativa, “Sex Ed” no conseguía una distribución comercial, hasta que la gente de MarVista Entertainment, un pequeño y reciente estudio con los ojos puestos en el cine de terror como especialidad, y con las plataformas de “Video On Demand” como principal fuente de ingresos, puso los ojos en ella, ofreciéndole un estreno reducido en salas y su estreno a nivel mundial en VOD.
“Sex Ed” supondría el debut en el largometraje de  Isaac Feder, que tras unos cortos y esta película, se ha hecho fuerte en el mundo de la televisión dónde su estilo encaja a la perfección.
Por otro lado, “Sex Ed”, y por ende, el cine indie, supone un refugio para un muñeco roto de tal envergadura como es Haley Joel Osmet, popular en todo el mundo por ser “El niño de “El Sexto Sentido”, la película de M. Night Shyamalan, aunque antes de eso había sido  hijo de Forrest Gump, al que en la adolescencia se le truncó un tanto la carrera por culpa de las juergas y las drogas, y que no levantó cabeza hasta que hace bien poquito le rescató KevinSmith para su película “Tusk”. En 2014, en “Sex Ed” se le ofrece el papel protagonista, y a partir de ahí no ha parada de trabajar, sintiendose Osmet como pez en el agua en terreno independiente.  Secundándole, tenemos a la muy follable Lorenza Izzo, actriz Chilena popular a nivel mundial por ser la esposa de Eli Roth y por aparecer en películas como “El Infierno Verde” o “Toc, Toc” –dirigidas por su marido- que interpreta a la hermana de pocas luces que se convierte en el objeto del deseo de nuestro torpe –y virgen- protagonista. También tenemos al actor latino de moda en los USA, Ray Santiago al que hemos podido verle, a él y su tupé, sobretodo en la serie “Ash Vs. Evil Dead”, en “Admitido” y en “Los padres de él”.
Muy recomendable.

No hay comentarios: